• hernandezclinicade

Traumatismo dental en niños: qué hacer y cómo actuar ante uno

Los más pequeños no paran quietos en ningún momento. Saltan, juegan, se divierten y en una de esas...un golpe inesperado en la boca. Los traumatismos dentales son una de las causas más frecuentes por las que los niños visitan el dentista, por eso desde Hernández Clínica Dental te resolvemos las principales dudas para saber cómo actuar ante un traumatismo dental en niños.



Cuando se produce un traumatismo dental infantil, el principal síntoma de alarma suele ser la rotura del diente. Sin embargo, aunque esto no se produzca, el mero hecho del golpe requiere la atención y examen de la zona afectada para asegurarse que no se ha producido ningún daño interno.


Hay que tener en cuenta que pequeños traumatismos pueden afectar al nervio, tanto en los dientes definitivos como en los primarios (los dientes de leche). Por ello es importante que ante la más mínima sospecha de la existencia de una lesión, acudas a Hernández Clínica Dental para que podamos evaluar su estado y valorar si conviene o no reconstruir la pieza afectada.


¿Qué hacer?

Recomendamos, en la medida de lo posible, que vayas a la consulta con el diente o el fragmento de diente. Si el diente se ha desprendido por completo es conveniente introducirlo dentro de un recipiente con agua, leche o suero para transportarlo a la clínica, esto posibilitará que se pueda volver a colocar.

Otra causa muy común es que los padres desconozcan el traumatismo por no existir señales visibles. En ese caso es probable que lo adviertan más tarde, cuando alguno de los dientes del niño se oscurezca. Esto se produce como mecanismo de defensa para proteger el nervio y es por ello que resultan imprescindibles los controles periódicos para evitar que ese oscurecimiento enmascare una infección que afecte al diente definitivo o a cualquiera de los dientes adyacentes.

Si el niño presenta algún tipo de hinchazón o dolor también es muy importante visitar al dentista.

Tratamiento:

Traumatismo en dientes temporales:

  • Si solo es una fractura, en principio no será necesario reparar el diente, a no ser que cause problemas en el desarrollo del diente definitivo.

  • Si el nervio se ha visto afectado será necesario realizar una pulpotomía, es decir, eliminar parte de la pulpa o nervio del diente.

  • Si se produce la salida completa del diente (avulsión) no se reimplantará, ya que se podría dañar el diente definitivo, ubicado más arriba. Si, por el contrario, entra totalmente hacia el hueso será necesario extraerlo.

Traumatismo en dientes permanentes:

  • En caso de una fractura leve, se intentará restaurar la pieza dental con composite o con un tratamiento de carillas. Es importante conservar el fragmento de diente resultante, en el caso de que lo haya, ya que existe la posibilidad de unirlo de nuevo.

  • En el caso de que el nervio se haya visto dañado, se realizará una endodoncia. En este tratamiento, eliminaremos parte del nervio del diente como último recurso para conservarlo. Es importante observar cómo evoluciona el diente en los siguientes meses, ya que en el caso de coloración podría significar que el nervio está dañado.

  • Si se produce una avulsión se debe reimplantar el diente en su alvéolo en la media hora siguiente. En el caso de no poder realizarse, se extraerá el diente y se colocará un implante dental si el paciente ya ha terminado su etapa de crecimiento (entre los 18-20 años).

Según la Asociación Española de Endodoncia, 9 de cada 10 personas desconocen que el 80% de los dientes permanentes que salen fuera de la boca por un golpe podrían reimplantarse y mantenerse a medio o largo plazo. Por eso es importante acudir al dentista tan pronto como sea posible después de sufrir un traumatismo dental.


3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo