Periodoncia

En clínica Dental Hernández recomendamos la realización de una revisión y limpieza anual para prevenir posibles enfermedades periodontales, de no ser así podríamos llegar a padecer gingivitis (si la acumulación de sarro y placa se da a nivel de la encía) o incluso periodontitis, siendo más grave y afectando al hueso y la encía.

Un instrumento de medida para comprobar el estadio de esta enfermedad es la sonda periodontal. Su extremo está milimetrado, e introduciéndolo bajo la encía podremos comprobar la afección de los tejidos. En una encía sana, ésta sólo entraría de 1 a 3 mm de profundidad (hasta la marca verde que se aprecia).

La encía protege a las raíces de tener contacto directo con bacterias, comida y placa bacteriana. Es importante que ésta no se detiore para evitar así que queden expuestas, produciéndonos sensibilidad e incluso movilidad de la pieza.

Sonda periodontal

Las raíces están sujetas al hueso por el ligamento periodontal. Es importantísimo conservar el buen estado de éste para evitar así llegar a padecer gingivitis o incluso periodontitis en su estado más avanzado.

El hueso es el pilar de todas las piezas dentales. Es fundamental mantenerlo fuerte y sano. Entre otras causas, éste se puede ver afectado por una enfermedad periodontal ante una deficiente higiene conllevando infecciones y pérdida del mismo.

La gingivitis se trata realizando una limpieza de boca para eliminar la placa bacteriana y el sarro que produce la inflamación de las encías.

 

Si no es así, es fácil que la gingivitis progrese y se convierta en periodontitis, con la acumulación de placa bacteriana y sarro por debajo de la línea de la encía y la formación de bolsas periodontales, con daño a la raíz del diente; la estructura ósea y de los tejidos que lo sostiene.


El tratamiento en esta fase consistiría en la realización de curetajes, con los que se raspa y alisa la raíz del diente eliminando así la placa bacteriana y el sarro de las bolsas periodontales.

Tras el tratamiento es conveniente la revisión por el odontólogo cada 6 meses, realizando otra limpieza si fuera necesario.

 

La mejor forma de prevenir la enfermedad periodontal es mantener una correcta higiene bucal mediante la utilización de un cepillo, hilo dental o cepillos interdentales, además de un dentífrico adecuado, colutorio y otros productos antisépticos que ayuden a controlar la proliferación de bacterias en la boca.