Estética

ODONTOLOGÍA RECONSTRUCTIVA

En la odontología reconstructiva con fines estéticos prima la mejora en la apariencia de la sonrisa, debe  tratarse simultáneamente con la salud del paciente y con la funcionalidad de las piezas a tratar. 

 

Para ello hacemos uso de carillas y fundas, usando los materiales más avanzados en el campo de la estética.

 

Estudiamos tu caso detenidamente, valorando en cada momento aquel tratamiento que sea  más a fin a ti y cumpliendo esas tres cualidades para llevarlo a cabo con un resultado óptimo.

 

 

BLANQUEAMIENTO

 

El blanqueamiento dental es un tratamiento seguro, indoloro, rápido y eficaz que permite devolver la armonía a los dientes que han perdido su tonalidad. Apenas tiene efectos secundarios y no alteran la estructura del esmalte ni la sensibilidad.El objetivo del blanqueamiento dental es reducir la tonalidad del esmalte para tener unos dientes más brillantes y una sonrisa más joven en el menor tiempo posible a través de un procedimiento simple y sin apenas efectos secundarios.Consta de dos métodos que se pueden tanto combinar como usar por separado. El odontólogo valorará la tonalidad previa y esperada mediante un análisis minucioso decidiendo el proceso a llevar a cabo.

ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, formando parte de numerosos tejidos y órganos como cartílagos o piel. A medida que nos vamos haciendo mayores, la presencia de esta sustancia va disminuyendo considerablemente, esto provoca la pérdida de volumen y de firmeza y la aparición de arrugas, y por lo tanto el envejecimiento de la piel.

 

La característica principal del ácido hialurónico es su gran capacidad para atraer y retener el agua,  aportando grandes dosis de hidratación

a la piel, además de darle un aspecto más terso y ayudar a rellenar las pequeñas arrugas y líneas de expresión.

 

Usando esta sustancia en forma de viales inyectables conseguimos, de manera prácticamente inmediata, devolver a la piel su volumen inicial e hidratarla en profundidad, mejorando también su tersura y luminosidad. Así, se corrigen los primeros signos del envejecimiento cutáneo manteniendo nuestra piel joven por más tiempo.

 

El Ácido hialurónico se reabsorbe de manera natural y gradual en nuestra piel, llegando a desaparecer con el cabo de los meses. Las zonas más comunes de inyección son:

 

  •  Contorno y comisura de los labios.

  •  Volumen labial y facial (pómulos).

  •  Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).

  •  Surcos nasogenianos (líneas de expresión a ambos lados de la  nariz y la boca).

  •  Patas de gallo.

También disponemos de:

Máscaras de ácido hialurónico

Para todos aquellos que quieran un efecto rejuvenecedor inmediato y nada invasivo. Con ellas conseguiremos rellenar surcos de arrugas y una hidratación instantánea en menor escala que mediante inflitraciones.