Cirugía e implantología

La implantología es la  técnica más usada y recomendada en la actualidad por su alto grado de eficacia y por ser una técnica poco invasiva ya que no afecta al resto de piezas al llevar a cabo la reposición de la ausencia a tratar.

 

 

PROCESO PARA LA COLOCACIÓN DE UN IMPLANTE:

 

Es un proceso muy sencillo y poco invasivo que se alarga en el tiempo y el cual conlleva varias visitas implícitas. Es necesario realizar con anterioridad un TAC para comprobar el estado del hueso.

En primer lugar se procedería a la extracción de la pieza si fuese necesario y colocación del implante si el tejido está sano. Quedando enterrado bajo la encía y protegido. Requiriendo de una segunda visita trascurridos 7 días para retirar los puntos de sutura.

 

Al mes se realizaría un chequeo rutinario para comprobar la integración del mismo al hueso sin incidentes.

Transcurridos unos 3 meses se vuelve a proceder a una microintervención para descubrir la parte superior del implante si fuese necesario, e insertarle un pilar sobre el que se fabricará la corona.

Se tomarán medidas para la confección de la misma, colocándola de forma definitiva en boca si cumple todos los requisitos de la pieza a sustituir, recuperando así, toda la funcionalidad que teníamos con anterioridad.

 

 

 

 

No nos engañemos, un implante tampoco es para toda la vida, requiere al igual que el resto de piezas de una higiene meticulosa.

Recomendamos tras el tratamiento visitas anuales para su revisión y control, proporcionando un óptimo cuidado en la higiene diaria del implante para alargar su vida todo lo posible.